Un web para mis amigos.

¿Por qué

by sergiojaenlara on Marzo 28th, 2010

¿Por qué se le llama parque a una era cubierta de albero?make

Es curioso…

by sergiojaenlara on Marzo 23rd, 2010

Es curioso como los que apoyan el aborto libre y la eutanasia están en contra de la pena de muerte, y los que la defienden se oponen a lo anterior.

Sobre el miedo. Hipotecando aire

by sergiojaenlara on Septiembre 13th, 2009

patata

En el libro de Trias de Bes,”El vendedor de tiempo”, se explica maravillosamente como no pagamos con dinero, pagamos con tiempo. Con todo el tiempo empleado en conseguir ese dinero.

Obviamente ese tiempo es empleado en menesteres poco provechosos y agradables. Cuentan que existen personas que adoran su trabajo, yo no lo creo, si lo adoran es que no es trabajo. Dios lo creó como un castigo eterno: ¡te ganarás el pan con el sudor de tu frente!
Ese tiempo empleado no puede ser utilizado para hacer las cosas que quisiéramos hacer, aunque tampoco nos serviría de mucho, ya que hemos perdido la capacidad de divertirnos sin dinero.
Acabamos de conocer el coste de oportunidad, concepto que desde que me fué presentado por un amigo, me acompaña y aplico a casi todos los aspectos de mi vida.

Primera conclusión. Para comprar hay que trabajar y perder el tiempo.

No demos mas rodeos y vayamos a la cuestión sobre la que trata este escrito, la adquisición de un piso.
¿Qué necesidad puede tener alguien de comprar algo alejado del suelo y de lo que uno no va a ser propietario hasta su vejez?

Por miedo.
El miedo explica casi toda, sino todas, nuestras acciones.
El miedo a ser diferentes, a realizar acciones no normales. El efecto Pygmalión ataca de nuevo.
Además, el sentido de propiedad nos demanda, nos exige, poseer las paredes que nos cobijan; pero también por miedo, miedo a que nos echen, a que el día de mañana, ya viejos, el hijo drogata del casero quiera vender el bloque entero y venga con amigos a hacernoslo saber.
Miedo a que no puedan decir, aquí vivió fulanito.
Miedo a que tu mejor amigo tenga tres pisos y tu ninguno.

Sinceramente, a mi me dá mas miedo el darme cuenta después de diez años de pagos ininterrumpidos, que no puedo seguir pagando la hipoteca.

Tal y como van las cosas, tres de cada cuatro parejas se divorcian. Eso si que dá miedo, saber que tienes todas las posibilidades de quedarte con la mitad de tu sueldo y seguir pagando un piso en el que otro estará retozando con la que hasta ayer era tu esposa. Las probabilidades de que eso ocurra son bastante altas.

Por otro lado ¡habrá que dejar algo a los hijos!
Se trata de un sentimiento enternecedor, muy humano, instintivo, dejar mas de lo que uno tenía.
1. No lo valorarán. Lo verán como algo normal y no apreciarán el esfuerzo que supone, y en caso de que alguno de vuestros hijos tenga dos dedos de frente y si lo haga:
2. El piso será viejo. No valdrá un duro y no lo valdrá porque nadie compra pisos de cincuenta años, incluso muchos ni los alquilan.
3. Seguramente el piso esté agrietado para cuando lo hereden vuestros hijos, mas teniendo en cuenta la calidad de las construcciones. Rara es la semana donde algún programa de sucesos, en televisión, no se desplaza a una comunidad, barriada, residencial donde sin necesidad de que estén haciendo túneles para el metro, unos pisos de reciente construcción se están cayendo a pedazos.

Y todo esto pensando que teneis o vais a tener hijos, en caso contrario mi extrañeza por la compra sería mayúscula (voy a abstenerme de utilizar palabrotas).

Con todo, en el final de tus días, si has comprado un pedazo de aire, que es lo que supone un piso, un trozo de espacio in-definido, alejado del suelo, alejado de un posible renacer, de un volver a empezar, si lo has hecho, si el miedo te empujó a ello, puede que en esos momentos finales otro Miedo mayor te invada, el de saber que has perdido el tiempo en la compra de aire enlatado.

Sobre el miedo. Cuando no te quieren.

by sergiojaenlara on Septiembre 13th, 2009

No hay nada mas estúpido y decepcionante que un tonto con una misión.

patata


Sobre el miedo

by sergiojaenlara on Septiembre 6th, 2009

la bascula

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

(ITACA de Cavafis)

En Madriz. La extraña pareja.

by sergiojaenlara on Agosto 26th, 2009

ambiente

Abrasado por el calor y escupido por el asfalto, entré a comer en un lugar de esos donde nadie parece querer estar. Los camareros de hoy no estarán la semana que viene, estaban de paso, claro está. Pero como esto no es Hollywood, no eran actores que acudían a audiciones compulsivamente, eran como mucho, informáticos sin tienda, albañiles que no tienen nada que construir y rumanas en busca de un rico con deportivo (los tópicos lo son por algo).
Ahí estaba yo como un girasol moviéndome hacia el flujo de aire que mas enfriara; quería parar de sudar como fuera. Mi polo mostraba señales de sudor en el pecho y axilas, probablemente también en la espalda. Si aquello hubiera sido un partido de tenis me lo hubiera cambiado allí mismo como un Sampras del asfalto; entonces los del lugar me hubieran habucheado al ver los cortes morenos de mis brazos y la incipiente panza.
Un plato de pasta y tres cocacolas serían suficientes para mandarme a la cama hasta que refrescara un poco (aunque luego no aparecía brisa alguna).
A mi lado una extraña pareja conversaba; mejor dicho él hablaba y ella escuchaba. Eran pareja porque eran dos y extraños porque no eran normales.
Su imagen podría ilustrar en el diccionario la palabra zangolotino. Sentado ya parecía gigantesco, tenía la cabeza grande, cuadrada, enorme, la nariz existía unicamente con motivo de sostener unas gafas por momentos doradas, los ojos se perdían en el horizonte que unos gruesos cristales dibujaban, tenía los labios desproporcionadamente gruesos y el cuello fino, de pollo.
Su vestimenta no tenía relación alguna con la de su partenaire; camiseta negra de tirantes con emblema Megadeth, pantalón negro corto que hacía que las piernas mas que blancas parecieran transparentes, con unos pelos negros que destacaban sobre ellas como estas letras lo hacen sobre este fondo. Para terminar la pose, dos enormes zapatillas de baloncesto conectaban su triste figura con lo terrenal.
Ella, ella,…, de ella no me acuerdo. No me acuerdo porque ella era una de esas muchachas de las que nunca nos acordamos, porque era lamprea, ni guapa ni fea, pequeña, blanquita, discreta, una de esas que nos tienen que presentar varias veces porque no recordamos la vez anterior, una de ellas.
Pero para nuestro amigo, esta anodina mujer lo era todo y lo demostraba. Su voz de niño de cien kilos la colmaba de gracias, le contaba historias sobre sus andanzas en su oficina, de como un día le iba a dar de ostias al incompetente de la oficina de al lado, de como una compañera, que es preciosa, quería tema con él, pero que él pasaba,…, entonces paraba y se quedaba mirándola, devotamente, masticar la comida.
Me despisté lo suficiente para darme cuenta de que había ido hasta allí para comer y la extraña pareja empezó a reir a carcajadas. En los segundos que desconecté el radar, algo sucedió, perdí la oportunidad de escuchar lo que había dicho y aquello me molestó profundamente. Estuve a punto de levantarme y solicitar una repetición de la escena.
Estuvieran así, llorando de risa, un par de minutos o mas y cuando la calma fué apareciendo, él colocó su mirada sobre la de ella, que vergonzosamente cerraba los ojos de tanto en tanto, y de forma clara, como si nadie mas hubiera allí en la sala, le dijo: “Nunca te habías reido así”, ella se retiró un poco hacia atrás y extrañada preguntó: “¿Cómo?”, una pausa previó la gloria de una respuesta sin igual: “Pues así, de verdad

Siiiiiiiiiiiiiiiiiii,¡Maravilloso!¿Para que ir al teatro si la calle te dá todo lo que necesitas ver y escuchar?
Y extasiado, levitando por la escena que acababa de presenciar, escapé a mi Pensión, peyendo los gases de las tres cocacolas cuando saltaba de sombra en sombra por la calles de ese Madrid vestido de parrilla y pirulí.

El hombre ese ser maravilloso, algunas veces.

by sergiojaenlara on Agosto 22nd, 2009

Sólo algunas veces, sólo en contadas ocasiones, el hombre se atreve a demostrar que es un ser maravilloso.



La llamada

by sergiojaenlara on Julio 18th, 2009

Cuando una visión te llama, escuchas cantos de sirena, olvidas que el todo terreno que pasaba delante de ti casi encalla, olvidas que eres un lechuguino de ciudad, y sigues, sigues hasta que puedes, hasta que lo evidente es mas poderoso que lo posible; y lo evidente es que tu entusiasmo es mayor que tu inteligencia.

¡Volveré!

ambiente

ambiente
ambiente
ambiente


La crisis…

by sergiojaenlara on Mayo 4th, 2009

ambiente

“La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y prespeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

ALBERT EINSTEIN.

(Un tío que aunque no se supiera peinar, no andaba corto de entendederas).

P.S. Sufro en silencio el “spam”, que incluso ha llegado a inutilizar el sistema de comentarios del blog, si tenéis algo que decirme, usad el correo, sin dudarlo.

Radiaciones

by sergiojaenlara on Mayo 1st, 2009

ambiente

Ya podéis pecar malditos, ya se han otorgado todos los premios fotográficos y ya lucen las solapas las medallas correspondientes.

Extraño es el día que menos lo parece, al igual que extrañas me parecen las personas mas normales.

Estremecido quedo por las palabras de un abuelo a su nieta: “¡Qué graciosa eres hija puta!”, ante la sonrisa cómplice de su hija.

ambiente

Cené al lado de un Domecq, el dueño de la ganadería Jandilla, en mi mesa había cerveza y en la suya vino tinto con tapón de plástico, eso si, en cubeta de hielo, porque hay clases y aquí o lo eres o relinchas.

La cola radioactiva: “cuando se mayor me casaré con una churrera, para estar todo el día churro dentro, churro fuera”